10/10/2008

Clausura del Foro de las Cajas de Ahorro Corbacho asegura que la reactivación de la economía española será más intensa que la del resto de países europeos

  • Icono de Facebook
Capacidad de respuesta, fortaleza financiera, un sistema de protección social muy consolidado y diálogo social, son para el ministro de Trabajo e Inmigración los cuatro pilares básicos para hacer frente a las dificultades y afrontar con esperanza los retos del futuro

10 oct 08.- El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha manifestado su esperanza en que la demostrada capacidad de respuesta de la economía española, permita que "lo que ahora es un agravante, dentro de unos meses propicie una reactivación más intensa que la de nuestros socios europeos".

En la clausura del II Foro Estratégico de las Cajas de Ahorro, el ministro ha querido llamar la atención de la peculiaridad de nuestro país que "en etapas de crisis destruye empleo y el desempleo se incrementa más en términos relativos, pero que en épocas de crecimiento, crea más empleo y el paro se reduce más rápido, como sucedió en la última década".

"La economía española viene de atravesar un periodo de bonanza, que arranca en 1994. En esos trece años, el número de personas ocupadas en España se ha incrementado un 70%, como consecuencia de dos factores principales: la incorporación de la mujer al mercado de trabajo, y la llegada de mano de obra extranjera y paralelamente nuestro país ha crecido en renta per cápita", señaló Corbacho.

Desde ese punto de partida, "ahora se afronta una situación diferente, marcada por un escenario económico que, en España igual que en el resto de países, está teniendo una repercusión negativa sobre el empleo y el paro. Es una situación difícil, que obliga a nuestro país a afrontar nuevos retos, que exigen esfuerzos colectivos que sirvan para reactivar la economía y para mejorar la protección de los ciudadanos, sobre todo los más desprotegidos".

ESPAÑA ESTÁ PREPARADA

"No tengo ninguna duda de que España está preparada para afrontar con éxito los retos de esta nueva situación", señaló Corbacho

A ello, además de la capacidad de respuesta de la economía española, contribuye la fortaleza del sistema financiero, que supera los estándares internacionales de solvencia, provisionamiento y rentabilidad y que cuenta, por un lado, con un organismo regulador, el Banco de España, que es "ejemplo en el ejercicio responsable de sus funciones" y, por otro de las cajas de ahorro.

Ante un auditorio, presidido por los Príncipes de Asturias, y en el que se encontraban presentes los máximos responsables de estas entidades, el ministro de Trabajo e Inmigración resaltó la capacidad de las mismas para combinar una gestión financiera prudente y equilibrada, que genera empleo estable y de calidad y que fomenta la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, con una gran sensibilidad hacia el problema de la exclusión social.

A la capacidad de respuesta de la economía y la resistencia del sistema financiero se une un tercer factor que fundamenta la fortaleza de nuestro país: haber logrado un sistema de protección social equiparable al de los países de nuestro entorno y que se encuentra muy consolidado, gracias sobre todo a la situación financiera de la Seguridad Social, que asegura la sostenibilidad futura del sistema, y que ha permitido incrementar las pensiones, desarrollar políticas de apoyo a la familia y garantizar la protección por desempleo, incluso en momentos de dificultad.

EL CONSENSO, PILAR BÁSICO

Según Corbacho, para lograr esa garantía ha sido fundamental la existencia de un consenso político básico, que consiste en el compromiso de defensa de un sistema público de Seguridad Social viable y con prestaciones suficientes, del que participan los agentes sociales, y que tiene como máxima expresión el Pacto de Toledo, que será renovado en los próximos meses.

Ese consenso es la representación del cuarto y último pilar sobre el que se asientan los avances de nuestro país: el diálogo social, que, para el ministro de Trabajo e Inmigración "no sólo es un instrumento básico de actuación para resolver problemas de nuestra economía, del mercado de trabajo y de la protección social, sino parte integrante de nuestro modelo de bienestar".

En este sentido, Corbacho manifestó su confianza en que en un momento de adversidad como el presente, sindicatos y empresarios actuarán como siempre lo han hecho, con responsabilidad y compromiso para hacer frente a las dificultades económicas y a los retos del futuro.

El mismo mensaje de confianza sirvió al ministro para avanzar lo que nuestro país logrará en la próxima década: consolidar un modelo de crecimiento más equilibrado y duradero, basado en la innovación y el desarrollo tecnológico, que mejore la productividad y el valor añadido y permita avances en la competitividad empresarial y en la solidaridad y cohesión social.

Para ello, será necesario una mayor coordinación de las políticas de ámbito europeo, porque "si algo están dejando claro las actuales sacudidas financieras es que los problemas que antes eran generados y sufridos por un país, ahora extienden sus efectos más allá de las fronteras nacionales. Por tanto, las soluciones deben provenir también desde ese ámbito internacional".

Versión 4.0.2 - © Ministerio de Trabajo y Economía Social